entrevista

​Xavier Corbera (ERC): «Solicitaremos una auditoría para entender en qué situación se encuentra el Ayuntamiento de Rubí»»

El candidato republicano asegura que si gobiernan analizarán el consistorio para «sacar a la luz todo lo que pueda estar escondido».

per Albert Segura / Carla Serra, Rubí, 19 de maig de 2019 a les 10:20 |

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) ha confiado en Xavier Corbera (Barcelona, 1975) como candidato para la alcaldía de Rubí. Después de asumir la responsabilidad de portavoz del grupo municipal en el pleno, que cuenta en la actualidad con cinco concejales, toma ahora las riendas de la formación con el objetivo de desbancar al PSC de la alcaldía.
 
¿Qué balance hace del mandato que ahora termina?
Ha sido un mandato muy complicado para la ciudad. Hemos vivido diversas situaciones graves, como la compra de un tránsfuga, el cierre de programas de radio, un PSC que ha gobernado con PP y Ciudadanos, todo lo cual ha tenido como consecuencia la incapacidad para hacer frente a las necesidades de ciudad que tenemos. Estas necesidades son distintas y múltiples, y todo esto ha condicionado poder tener el hospital o las escuelas que necesitamos, así como poder situarnos adecuadamente en un entorno tan competitivo como en el que vivimos. La situación nos preocupa mucho, y por esta razón ERC se presenta a las elecciones con un proyecto de ciudad muy claro.
 
La alcaldesa Ana María Martínez (PSC), sin embargo, ha criticado en público que la oposición no ha trabajado demasiado.
La oposición, y concretamente Esquerra Republicana, no ha dejado de trabajar, hemos presentado infinidad de mociones. El proyecto de transformación de la ciudad —la zona peatonal del centro— lo inició ERC, y gracias a ERC ha podido hacerse realidad, y éste ha sido el gran proyecto de transformación de los últimos quince años. Hemos puesto asimismo sobre la mesa el parque de Ca n’Oriol, donde el Ayuntamiento no ha entendido lo que quería la ciudadanía y ha echado a perder un proyecto que favorecía a la ciudad entera. El gobierno tiene tantas carencias que lo que hemos hecho desde la oposición ha sido ir presentando propuestas que,  desafortunadamente, se han quedado en papel mojado.
 
El pleno ha terminado el mandato con cinco regidores no adscritos.
Por desgracia, Rubí es conocida por estas circunstancias de transfuguismo. Una persona que venía de CIU pasó a formar parte del gobierno por 40.000 euros a media jornada. El gobierno, además, se ha mantenido con el apoyo del PP, que ha expulsado a sus regidores porque les acusó de apropiarse de dinero. Y Ciudadanos se partió en dos. La situación a lo largo de estos cuatro años ha sido tan esperpéntica que somos un mal ejemplo en todo el país. Y esto comporta consecuencias, de orgullo y de moral. ¿Cómo es posible que un gobierno de izquierdas, socialista y progresista, gobierne en esta situación?
 
Durante este mandato ha sido imposible aprobar el nuevo POUM. ¿Cómo afrontarán la situación si gobiernan?
Como hacemos con todos los proyectos: enfrentándonos a ellos sin miedo y con diálogo y responsabilidad. Nos jugamos el planteamiento urbanístico de la ciudad del futuro, y será necesario llegar a consensos. Este mandato, esta situación, ha dependido de la voluntad de los dos regidores del PP que obligaron a la retirada del POUM porque no asistieron al pleno. Las cosas tienen que hacerse bien. Si dos años atrás hubiesen hecho caso, no solo a lo que decía ERC, sino toda la oposición, hoy tendríamos un POUM bien hecho y prácticamente terminado, y un planteamiento que afrontase las necesidades urbanísticas de la ciudad.
 
¿Cuál es su apuesta para mejorar la gestión de la ciudad desde el Ayuntamiento?
Transparencia, voluntad de hacer las cosas bien hechas, responsabilidad y profesionalidad. Nos jugamos muchísimo. Presentamos una lista electoral en la que los ocho primeros candidatos tienen una trayectoria vital y profesional que les otorga toda la capacitación necesaria para hacer frente a estos retos y a las responsabilidades del Ayuntamiento. Lo primero que hemos hecho ha sido explicar a los trabajadores del Ayuntamiento que tienen que estar tranquilos, que necesitamos aire fresco y abrir las ventanas. Son veinte años de un proyecto que está agonizando, y lo estamos viendo estos últimos días, y es una lástima para la ciudad. Tenemos la posibilidad de que entre gente nueva, ideas nuevas y formas de hacer distintas a las que hemos vivido con este mandato.
 
¿Cómo afrontarán la problemática de los vertederos que existen en la ciudad?
Es una problemática que venimos arrastrando desde hace años, que estamos sufriendo, y ERC ha intentado siempre estar del lado de la plataforma y estar del lado del Ayuntamiento en todo lo que fuera necesario para detener los vertederos. Seguiremos este camino, es un problema de salud y salubridad porque los desechos se filtran hacia el subsuelo.
 
En materia de salud, ¿qué necesidades tiene Rubí, que no dispone de hospital?
Somos conscientes -y el departamento de Salud nos consta que también lo es- que existe un déficit de infraestructuras en cuestión sanitaria. Lo que venimos haciendo desde hace un año, y lo que tendrían que haber hecho los máximos responsables de la ciudad, es llamar a determinadas puertas. Nos hemos reunido tres veces con CatSalut para explicar y defender las necesidades de tener un hospital, de tener un CUAP que ofrezca servicio de Urgencias pediátricas las 24 horas del día, y esa es la responsabilidad que nos corresponde. Durante veinte años, independientemente del partido que haya gobernado la Generalitat, puesto que lo han hecho el PSC, CIU y ERC, la ciudad no ha tenido la capacidad necesaria para incorporar estos equipamientos tan imprescindibles. Ahora tenemos la opción, aparte del change.org que ha impulsado el regidor de Salud del PSC para pedir el hospital, de asumir la responsabilidad e ir donde haga falta. Teniendo en cuenta que ERC dirige este departamento, tendremos el compromiso de que la Generalitat apueste de manera decidida y como nos merecemos en este ámbito.
 
Donde también tiene responsabilidades ERC es en el proyecto del centro de menores migrantes que se proyecta en Rubí. ¿Cómo valora la postura que el Ayuntamiento ha mantenido en este asunto?
Rubí es una ciudad acogedora, históricamente lo ha sido: tenemos un ejemplo en lo que sucedió con el conflicto de Bosnia. Somos una ciudad que ha firmado el protocolo para la acogida de refugiados, somos ciudad amiga de la infancia de Unicef, y estamos ante un tema sensible y delicado. Por el bien de estos menores migrantes, que han sufrido lo indecible y lo que no nos podemos ni imaginar, pero sobre todo por los vecinos, es necesario presentar información y afrontar los problemas. Lo que hubiese sido más lógico y sensato habría sido tratar el tema con responsabilidad. Quien posee la información es la Alcaldía y, en vez de dedicarse a avivar el fuego, lo que habría tenido que hacer es informar a los vecinos, tranquilizarlos, darles los datos que corroboran que los centros que se están construyendo en toda Catalunya, estén donde estén, tienen las máximas garantías tanto para los menores como para los vecinos. Éste es el trabajo que tienen que llevar a cabo los máximos responsables de la ciudad y del país.

La situación actual del PSC, sin embargo, es de nerviosismo. Porque se nota que la ciudad pide un cambio, lo saben, y se han equivocado mucho, tal vez no por mala fe, al convertir esto en una cuestión política y plantarse allí incentivando una situación que puede ser complicada. Es una forma de hacer que se ha tipificado a lo largo de todo el mandato: esconder los problemas, no ser transparentes. Es lo mismo que sucede con la lona del Casino, que daba a entender que se habían iniciado las obras cuando ni siquiera están adjudicadas. Es la forma de hacer que ha caracterizado este mandato y que revierte en cómo se han tratado los problemas y en cómo funciona el Ayuntamiento. Todo esto tiene que cambiar radicalmente en la ciudad, no podemos volver la vista hacia otro lado. Además, no todo son los vecinos; está también gente de Vox, echando leña al fuego. Mientras que por otro lado hay gente de la zona que está a favor de la acogida, pero que ha sufrido esta falta de información y se siente engañada. Lo entiendo perfectamente, y por eso reafirmo que es necesaria la máxima transparencia en todo.
 
¿Qué papel tiene que jugar Rubí en la consecución de la República catalana?
En ciudades como Rubí es donde ganaremos la República. Y la ganaremos haciendo políticas republicanas. Si ERC gana en Rubí, una ciudad donde en su momento podría parecer muy difícil pero que ahora tiene que ser realidad, se podrán hacer políticas destinadas a las personas, al servicio público y de manera profesional y transparente. E es la mejor manera de explicar a la gente que las herramientas de la República son las que garantizan el bienestar y el futuro de las personas. En ciudades como Rubí tenemos la oportunidad de explicarlo: estaremos al lado de las instituciones catalanas, del Gobierno, de la gente y de Rubí.
 
¿Se vería pactando con el PSC?
De ninguna manera. Este mandato ha sido tremendamente esperpéntico, sobre todo hacia el final. La ciudad necesita un cambio, y esto pasa por un gobierno de los que hoy estamos en la oposición, liderado por ERC. Pasa porque el PSC, el PP y Ciudadanos vayan a la oposición, para que  durante unos años permitan que la ciudad se regenere y se enfrente a un proyecto de ciudad con valentía y con voluntad de ocupar el lugar que le corresponde.
 
Si no lo consiguen, ¿qué papel asumirían en la oposición?
Es la situación en la que hemos estado estos últimos años y donde hemos demostrado que nuestra tarea pasa por trabajar y hacer de la ciudad un lugar mejor para todos. Lo hemos hecho desde la oposición, presentando constantemente muchas propuestas de mejora y ofreciendo soluciones al gobierno. Pero estoy convencidísimo, y se respira en el ambiente, que ERC ganará las elecciones y asumirá estas responsabilidades, porque la ciudad se merece cambiar y tener un horizonte más potente y valiente para afrontar de cara todos los retos.
 
¿Qué líneas rojas se marcan?
La transparencia, el compromiso con el proyecto de ciudad; que no haya un gobierno de coalición voluntades partidistas y, a partir de esta base, la ciudad no tenemos que hacerla como dicte ERC. Hay que conseguir que la ciudadanía la quiera y la decida, junto con el resto de formaciones políticas. Sería muy pretencioso decir que la ciudad será como ERC quiere que sea. La ciudad será como ERC desea, pero escuchando siempre a entidades, personas y partidos políticos. Una de las primeras decisiones que tomaremos será solicitar una auditoría para entender en qué situación se encuentra la casa. Hay que levantar alfombras y sacar a la luz todo aquello que pueda estar escondido debajo.

.................................

>> VERSIÓ EN CATALÀ

​Xavier Corbera (ERC): «Demanarem una auditoria per veure en quina situació es troba l'Ajuntament de Rubí»

El candidat republicà assegura que si governen analitzaran el consistori per “treure allò que pugui estar amagat”

 

Participació